ACEITES

Aceites corporales: el cuidado más natural para tu piel

El mejor elixir natural para tu piel

257653_SMALL

Los aceites naturales son un regalo de las plantas para la belleza de nuestra piel. No solo ayudan a hidratarla, sino que aportan beneficios para todo tipo de pieles gracias a su alto contenido de nutrientes naturales, como los acidos grasos insaturados.Los aceites hidratantes, como el de almendra, ayudan a estabilizar el metabolismo de las pieles secas y escamosas.

En primer lugar, aumentan el contenido de lípidos en la capa superior, reforzando así la función protectora. En segundo lugar, penetran para llegar a las zonas más profundas y proporcionar una hidratación completa en todas las capas de la piel.

También existen aceites para pieles grasas, como el aceite de jojoba, que son capaces de hidratar sin dejar la piel grasienta. Muchos de ellos contienen también vitaminas de los grupos A y E, encargadas de la regeneración y elasticidad de la piel. Esto convierte a los aceites corporales en grandes aliados contra el envejecimiento prematuro de la piel.

La mayoría de ellos también pueden usarse en pieles sensibles como la de los bebés, ya que sus efectos no son agresivos, sino que actúan con la máxima suavidad y protección.Abre nuevas puertas al cuidado de tu piel con los aceites corporales. Te enseñamos como usarlos y las propiedades de cada uno de ellos.

Aceite de jojoba

El aceite que se obtiene de las semillas de la jojoba lo tiene todo: provitamina A, vitamina E, ácidos grasos de alta calidad como el Omega 9 y el ácido Gadoleico. En sentido estricto, el aceite de jojoba no es un aceite en sí, sino más bien una cera líquida cuando está a temperatura ambiente.
La composición del aceite de jojoba es muy parecida a la mezcla grasa de la superficie de nuestra piel y, por ello, lo tolera muy bien. Se absorbe rápidamente sin dejar restos de grasa para hidratar la piel y regular su metabolismo. Ésto hace del aceite de jojoba una cura casi milagrosa para las pieles secas y escamosas.

El aceite de jojoba es muy bueno para las mujeres embarazadas ya que previene la formación de estrías. Además también sirve para la sequedad del cabello, que, con tan solo unas gotas, lo deja suave y sedoso.

Aceite de sésamo

Imagen 366

El aceite de sésamo es uno de los más antiguos que se conocen y se obtiene aplicando frío y presión a las semillas del sésamo. Sí, esas mismas que están en el pan de tu desayuno. En la enseñanza del ayurveda, un antiguo sistema medicinal hindú, este líquido amarillo juega un papel esencial, ya que se le atribuyen numerosos efectos beneficiosos, como el de curación y desintoxicación.

Su alto contenido de ácidos grasos insaturados hacen del aceite de sésamo un producto de primera calidad para el cuidado de tu piel, ya que se absorbe rápidamente y deja un tacto aterciopelado en tu piel, especialmente en pieles secas. También hay que decir que este aceite tiene un ingrediente con un ligero factor de protección solar, aunque no sirve para reemplazar a la crema tradicional.

Imagen 334

Aceite de almendras

El almendro pertenece a la familia de las rosáceas y, de la misma manera que las rosas conservan su belleza y delicadeza, este árbol nos da sus frutos para realzar nuestra piel y mantenerla como una flor. La tradición del aceite de almendra se remonta a la antigüedad. Aún así su valioso contenido en ácidos grasos insaturados, como el ácido linoleico, las vitaminas del grupo B y E, es esencial para mantener una piel suave y flexible.

El aceite de almendras también es excelente para el cuidado del cabello y para tratar la delicada piel de los bebés. Sus propiedades lubricantes lo hacen también un producto ideal para usarlo como aceite de masajes y crema corporal. El único inconveniente es que el método de extracción del aceite de almendra es caro, por lo que, a menudo, suele ser adulterado con otros aceites para abaratar costos.

Aceite de onagra

El aceite de onagra se extrae de las semillas de la onagra, una planta de flores de color amarillo brillante. Suele utilizarse mucho en jardinería, pero sus primeros usos se remontan a la América precolombina, en la que se tomaba en infusión para curar heridas, problemas cutáneos e incluso el asma.
En cuestión de belleza de la piel, el aceite que se extrae de sus semillas merece especial atención. Contiene una gran cantidad de ácido gamma-linoleico, que suaviza y calma la piel irritada. Este agente también ayuda a la renovación celular y a retener la humedad de la piel.

Los beneficios de este aceite lo convierten en un complemento de lujo: el aceite de onagra mantiene la piel lisa y suave y está disponible tanto en cremas como en cápsulas.

Aceite de oliva

En la Antigua Grecia, el aceite de oliva estaba considerado como un regalo de los dioses y era algo sagrado. Hoy en día también es un regalo, pero para nuestra belleza, ya que su composición de ácidos grasos es muy similar a la de nuestro tejido subcutáneo, lo que hace de este líquido dorado un producto ideal para nuestro cuidado corporal. Además contiene vitamina E, que ayuda a la elasticidad de nuestra piel.

Como ingrediente básico de hidratación en jabones, el aceite de oliva aporta suavidad en la limpieza de pieles sensibles. También funciona muy bien en tratamientos para el pelo seco y el cuero cabelludo sensible. El mejor de todos es el aceite de oliva virgen extra, por su alto contenido en ácidos grasos insaturados.

aceite-oliva-aceitera

Prepara aceite corporal tú misma

Con nuestras recetas de belleza serás capaz de preparar tú misma tus propios aceites para el cuidado de tu piel. Los ingredientes los podrás encontrar en el supermercado o en tiendas de alimentos orgánicos, así que, ¡el resto lo pones tú!

beneficios-del-aceite-de-almendra4_0

Máscara para cabello seco

Masajea tu cabello antes del lavado aplicando tres cucharadadas de aceite de oliva. Cúbrete la cabeza con un gorro de ducha y una toalla durante 30 minutos. A continuación, lava el cabello de forma normal.

Primeros auxilios para uñas quebradizas

Sumerge las manos durante media hora en un recipiente con aceite de oliva. Lograrás unas uñas suaves y unas cutículas sanas.

Aceite corporal protector

Mezcla en una botella 100 ml de aceite de Argán, 50 ml de aceite de almendras y entre 20 y 25 gotas de aceite esencial (ylang-ylang, lavanda o geranio). Aplícalo por todo el cuerpo sobre la piel mojada después de la ducha.

beneficios-de-los-aceites-esenciales-de-geranio-y-propiedades-curativas_a2z6s

Aceite facial relajante

Mezcla 50 ml de aceite de jojoba con seis gotas de aceite de lavanda y cuatro de aceite de jazmín. Aplícalo por la noche antes de dormir sobre la piel limpia.

relax-y-piel-sedosa-con-aceites-corporales

Consejo: Mantén los aceites corporales en frascos de cristal en un lugar fresco y oscuro. La luz y el calor pueden llegar a dañar los preciados ingredientes de estos elixires. En estas condiciones y herméticamente cerrados pueden llegar a durar hasta un año.

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Pingback: Reinomagazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s