BUENOS HABITOS

SALUD

Buenos hábitos

Determinados hábitos dietéticos nos ayudan a vivir el cambio de estación con más vitalidad.

Estos habitos  se resumen en: regularidad de horarios, ejercicio y alimentación adecuada. En este sentido, debemos procurar más que nunca llevar una vida ordenada, con un horario regular de comidas y de sueño, por lo que no debemos dejarnos arrastrar por las horas de luz para acabar realizando más horas de actividad.

Por otra parte, realizar un ejercicio físico moderado y placentero nos ayudara a sentirnos mejor y a descargar las tensiones que acumulamos durante el día.

Caminar, nadar o ir en bicicleta son actividades que deberíamos realizar preferiblemente a diario y como mínimo durante media hora seguida. Finalmente, y como parte esencial, debemos ocuparnos de nuestra alimentación.

Las carencias nutricionales pueden ocasionar estados de fatiga y apatía, por el contrario las comidas copiosas y pesadas también nos van a proporcionar decaimiento y ganas de no hacer nada. Así pues, debemos llevar a cabo una alimentación equilibrada, variada y acorde a nuestras necesidades nutricionales individuales para no padecer ningún problema por exceso o defecto.

life-without-them-is-useless-12reino magazine vida sanafamilia_haciendo_ejercicio_

En cuanto a la alimentación

Hidratación suficiente: el incremento de temperatura provoca un aumento de la sudoración corporal que nos ocasionará más sed y, por tanto, mayor hidratación. Si generalmente no sentimos apenas sed y somos de los que acaba el día y no saben si han bebido dos vasos de agua o tres, en esta época debemos esforzarnos aún más por lograr una buena hidratación y evitar así posibles desequilibrios hidroelectrolíticos.

Alimentación rica en productos frescos y cereales integrales: con la finalidad de llevar una alimentación sana y, sobre todo, rica en vitaminas y minerales, es preferible tomar frutas y verduras a diario (cinco raciones entre ambos tipos de productos) y escoger cereales integrales en lugar de refinados. Es fundamental, además, que buena parte de las frutas y verduras las tomemos en crudo para aprovechar mejor las vitaminas que contienen.

comer sanocomer sanocomer sano frutas vegetalesRecomendaciones-para-prevenir-la-perdida-de-nutrientes-en-frutas-y-verduras

No realizar ingestas muy copiosas: las comidas abundantes, si además son ricas en grasas y proteínas, finalizan con una digestión larga y pesada que nos ocasionará un buen rato de bajón ya que nuestro cuerpo estará demasiado ocupado digiriendo como para dedicar muchos esfuerzos a otros menesteres.

Aumentar la ingesta de ácidos grasos omega 3: fundamentalmente, estos ácidos grasos se encuentran en los pescados azules y las nueces por lo que es importante realizar una ingesta habitual de estos productos. En esta época pueden resultar igualmente interesantes por su capacidad antiinflamatoria y por sus beneficios a nivel psicológico, contra la depresión.

SALMÓN-IMAGEN-DE-VERDADla-importancia-del-pescado-azul-en-la-dieta-deportiva-atun

No abusar de los estimulantes: es esencial limitar la ingesta de estimulantes, especialmente en la segunda mitad del día. Un abuso de café, té, bebidas de cola… podría provocar que lleguemos al final del día con un nivel de excitación que no permita descansar como sería aconsejable.

Repartir bien las ingestas: para evitar subidas y bajadas bruscas de los niveles de glucosa en sangre debemos organizar bien nuestra rutina alimentaria realizando, si es posible, cinco ingestas al día.

Un buen desayuno, rico en nutrientes pero sin excedernos en azúcares, un tentempié a media mañana y otro a media tarde, una comida completa con presencia de diversidad de grupos de alimentos y una cena también completa pero más ligera y de fácil digestión. De este modo, evitaremos la sensación de falta de energía e incluso mareos.

¿Son necesarios los suplementos nutricionales?

 No es necesario que empecemos a tomar  vitaminas o minerales en comprimidos ni ningún otro complemento. Lo que es necesario es realizar una alimentación adecuada que cubra nuestras necesidades nutritivas. Otra cosa sería que realmente padeciéramos algún déficit nutricional.

En ese caso, siempre bajo consejo de un especialista, sí que será adecuado suplementar. En cualquier caso es muy importante no automedicarse pues el déficit de un nutriente puede acarrear problemas pero el exceso que podemos provocar tomando complementos sin ninguna supervisión puede ser igualmente perjudicial.

¿Qué engorda y que adelgaza?

Hoy en día, un mito muy de moda,  pero no justificado, es clasificar a los alimentos en función de si engordan o de si adelgazan. Además, la industria alimentaria ha utilizado este filón para producir alimentos light, alimentos bajos en calorías o alimentos para perder peso.

Toda esta sobreinformación puede confundir al consumidor y muchas veces conducir a todo lo contrario: a una alimentación desequilibrada y dañina para nuestra salud.

TODOS los alimentos, excepto el agua, aportan calorías. Por lo tanto, se engorda cuando el consumo de energía total es mayor al gasto, y se adelgaza cuando el consumo es menor al gasto.

Existe la falsa creencia de alimentos que adelgazan como, por ejemplo, el beber zumo de limón en ayunas o tomar alimentos con energía negativa. También es falsa la creencia de que los alimentos light adelgazan.

El concepto light significa que han disminuido una parte de la energía total del producto, es decir, han rebajado las calorías, pero esto no significa que no aporte calorías. Por lo tanto, si se abusa de estos productos, se aumentan las calorías totales de la dieta y se tiende a engordar.

comer sano cerealescomer sano dieta alimenticia

La creencia de que los cereales (pan, pasta, arroz, maíz,…) engordan también es falsa. Los cereales son la base de nuestra alimentación y se deben consumir a diario. Aportan muy poca grasa y son ricos en azúcares complejos.

Los azúcares o hidratos de carbono son la energía que necesita nuestro cuerpo para funcionar. Y si son complejos se absorben más lentamente y no producen picos de azúcar en sangre. La cantidad de pan consumida en el día es lo que va a hacer que engordemos pero no es el pan en sí mismo el que nos haga engordar.

Tampoco engordan los frutos secos por ellos mismos. Además, los frutos secos tienen efecto saciente que pueden ayudar a reducir el peso, pero si se consumen en grandes cantidades y como suplementos de nuestra alimentación, nos harán ganar peso.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Anton dice:

    It’s fantastic that you are getting ideas from this paragraph as well as
    from our dialogue made at this time.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s