ALERGIAS

ALERGIA A LOS ALIMENTOS

La alergia a alimentos es una respuesta alterada del sistema inmune frente a la ingestión, contacto o inhalación a un alimento, a un componente/ingrediente o, incluso, a una traza de un alimento.

Las sustancias causantes de las alergias no son los alimentos en sí mismos, sino algunas de las proteínas que forman parte de su composición que se denominan alérgenos.

Alergenos

SÍNTOMAS

Las reacciones adversas ante una alergia alimentaria se producen de forma muy clara, definida e inmediata. Las reacciones alérgicas aparecen en las dos horas siguientes a la ingestión del alimento, generalmente en los primeros 30-60 minutos.

La gravedad de los síntomas depende de la cantidad de alérgeno ingerido, de la sensibilidad de la persona alérgica y de la reactividad del órgano afectado, y pueden durar días. Afortunadamente, la mayoría de las reacciones alérgicas a los alimentos son relativamente leves:

Cutáneas (más frecuentes): urticaria, prurito, enrojecimiento de la piel, dermatitis, inflamación de labios, boca, lengua, cara y/o la garganta (angioedema)

Digestivas: nauseas, vómitos, cólicos, diarrea, picor de boca y garganta, hinchazón y dolor abdominal.

Respiratorias: rinitis (moqueo, congestión y/o estornudos), asma (dificultad respiratoria) tos, sibilancia.

Las más graves, pero menos frecuentes son: Anafilaxia, pudiendo llegar al shock anafiláctico, con parada cardíaca, a no ser que se le administre inmediatamente adrenalina para abrir las vías respiratorias.

alergias-alimentarias-comunes2

PREVENCIÓN

Consiste en prevenir y evitar el contacto, ingestión o inhalación del alimento o componente del alimento causante de la reacción alérgica o intolerancia.

Las personas alérgicas a alimentos (y sus familiares en el caso de niños y adolescentes) deben llevar a cabo una serie de recomendaciones y buenas prácticas en la compra, cocinado, manipulación y consumo de los alimentos:

Compra

Ante la duda de si contiene o no el alimento/ingrediente al que se es alérgico, o ante una leyenda de “puede contener trazas de” (ej. Puede contener trazas de frutos secos”), evitar su compra.

Cocinado y manipulación

Durante la preparación de los alimentos en la cocina, es recomendable llevar a cabo las siguientes buenas prácticas:

*Eliminar totalmente del menú el alimento que pueda producir alergia, tanto el alimento en sí como ingrediente de los platos a preparar. Cocinar primero la comida del alérgico para evitar contaminaciones cruzadas.

*Manipular cuidadosamente los utensilios (mejor si son exclusivos para el alérgico) cuchillos, tablas, batidoras, paños de cocina, sartenes, etc.

*No usar el aceite que se ha utilizado para freír otros alimentos que puedan contener el alimento o ingrediente al que se es alérgico.

*Higienizar todas las superficies de trabajo.

*Almacenamiento hermético de los alimentos especiales en la nevera y en los armarios para no provocar contaminación cruzada.

Consumo

Es necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones cuando se vayan a consumir alimentos fuera o dentro del hogar:

*Eliminar totalmente el alimento de la dieta, tanto el alimento en sí como los distintos productos que lo puedan llevar como ingrediente.

*No tomar el alimento si no se conoce con certeza si incluye el alérgeno (ejemplo proteínas lácteas).

*Cuidado con alimentos elaborados como masas, bechamel, caldos para sopas y sopas, pan rallado, ensaladas, porque llevan gran variedad de alimentos que pueden producir alergias (leche, huevos, pescados, …).

*Aportar el certificado médico y la lista de alimentos a los que se es alérgico en lugares donde se vaya a comer para evitar su consumo: comedor escolar, campamentos, excursiones, hospitales, restaurantes, transportes (avión, tren, barco).

¿ALERGIA A LOS ALIMENTOS O INTOLERANCIA?

No es lo mismo alergia a los alimentos que intolerancia a los alimentos. La intolerancia es una reacción adversa del propio metabolismo, sin participación del sistema inmunológico, ante la ingestión de un alimento o componente de un alimento.

En la mayoría de los casos se debe a alteraciones en la digestión o metabolismo de los alimentos, que por origen genético o adquirido con los años, impiden la digestión, asimilación y aprovechamiento de algunas sustancias que contienen los alimentos.

ALERGIA AL POLEN

Las cosas que empeoran las alergias o el asma se denominan desencadenantes. Es importante conocer sus propios factores desencadenantes porque evitarlos es el primer paso para sentirse mejor.

El polen es un desencadenante para muchas personas que tienen alergias y asma. Los tipos de pólenes que son desencadenantes varían de una persona a otra y de una región a otra. Algunas plantas que desencadenan la rinitis alérgica y el asma son:

Algunos árboles
Algunas hierbas
La ambrosía

385_thumbzoom

Durante la temporada del polen, a las personas con fiebre del heno les va mejor si permanecen bajo techo en edificios con aire acondicionado, de ser posible.

-La mayoría de los árboles producen polen en la primavera.

-Los pastos suelen producir polen durante el final de la primavera y en el verano.

-La ambrosía y otras plantas de florescencia tardía producen polen durante el final del verano y principio del otoño.

También conocida como “fiebre del heno”, la alergia al polen se manifiesta con:

-Rinitis: estornudos, secreción nasal, picor y congestión nasal.

-Conjuntivitis: enrojecimiento, escozor, hinchazón, lagrimeo y picor ocular.

Los síntomas de la rinitis alérgica se confunden frecuentemente con los de un resfriado, pero como es lógico, los tratamientos para la alergia son muy específicos, por lo que es importante la diferenciación.

Las alergias al polen pueden producir rinitis y conjuntivitis.

ALGUNOS CONSEJOS PARA LOS PERIODOS DE POLINIZACIÓN.

Es importante prevenir el contacto con el alérgeno para disminuir los síntomas de la alergia al polen, especialmente en las épocas de mayor concentración.

Para ello hay algunos trucos muy útiles:

*Usar humidificadores y aire acondicionado con filtro anti-polen.

*Evitar las actividades al aire libre entre las 5 y las 10 de la mañana y entre las 7 y las 10 de la tarde, periodo en el que la concentración de polen es mayor en la atmósfera.

*Procura permanecer en espacios cerrados cuando el recuento de pólenes sea alto y especialmente en días de mucho viento.

*Usar gafas de sol cuando se salga a la calle para evitar que el polen entre en contacto con los ojos.

*En los viajes en coche mantener las ventanas cerradas.
Mantener las ventanas cerradas a primera hora de la mañana y al atardecer (el período de mayor polinización).

*Ducharse y cambiarse de ropa al volver a casa (el polen puede haberse depositado sobre el pelo y la ropa).

*Ir de vacaciones a sitios y en estaciones donde haya baja concentración de polen.

*No colgar la ropa al aire libre para secarla (el polen puede acumularse en ella).

*Evitar llevar a cabo actividades que puedan remover partículas de polen, como por ejemplo cortar el césped o barrer la terraza.

*No dormir cerca de árboles o plantas.

ALERGIA A LOS ANIMALES

Las sustancias derivadas del pelo y la piel de los animales pueden provocar alergias. Entre los animales domésticos, los gatos y los perros son los que más riesgo conllevan cuando viven en estrecho contacto con los habitantes de la casa.

Contrariamente a lo que se piensa, el pelo de los animales no es el principal causante de la alergia, sino las partículas de caspa. Igualmente, la piel de los animales, al ir renovándose, va desprendiendo pequeñas escamas que pueden actuar como alérgenos.

alergias
Las reacciones alérgicas pueden comportar los clásicos síntomas respiratorios y oculares, aunque a veces también pueden aparecer manifestaciones cutáneas como erupciones.

Las personas alérgicas a los animales, al respirar las partículas alérgenas (de caspa y piel) pueden notar los síntomas típicos provocados por otros alérgenos ambientales como:

*Rinitis
*Conjuntivitis
*Asma

Se manifiestan principalmente como picor de nariz y ojos, estornudos, congestión nasal, mucosidad, lagrimeo, tos, sensación de ahogo y ruidos respiratorios.

Además, el contacto con el pelo del animal, la caspa o la saliva, pueden provocar picor, urticaria o hinchazón en la zona de contacto con la piel o en los párpados.

En algunos casos, pueden producirse reacciones más graves con shock anafiláctico por mordeduras de ratas, hámsters u otros roedores, debido al paso del alérgeno a la circulación sanguínea.

En personas alérgicas a un animal con el que se convive, el contacto diario va produciendo una inflamación progresiva de las vías respiratorias, especialmente de los bronquios.

Se han descrito más de 300 especies animales capaces de producir alergias. Una persona tendrá una mayor probabilidad de desarrollar una alergia frente a aquellos animales con los que tiene un mayor contacto (por ejemplo, a las mascotas como perros y gatos, o un científico que trabaja con ratones en un laboratorio…).

En ocasiones, el propio animal no es el causante directo de la alergia, sino que lo son factores asociados al animal o de su entorno, como presencia de parásitos, garrapatas, mayor concentración de ácaros en el ambiente…

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Fantastic goods from you, man. I have be aware your stuff previous to and you are just extremely wonderful.
    I actually like what you have received right here,
    really like what you are saying and the best way in which you assert it.
    You make it enjoyable and you continue to take care of to stay it sensible.
    I can not wait to learn far more from you. That is
    really a great website.

  2. Pingback: Free Piano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s