OMEGA 3

SALUD

Los pescados azules y el Omega 3 son buenos para el corazón

La sardina, el boquerón, la caballa, la palometa, el chicharro, el atún, el bonito del norte, el salmón, la anguila y el pez espada, son conocidos como “pescados azules”.

SALMÓN-IMAGEN-DE-VERDADD5FA237A891A7E26DDCD68A861196E_h498_w598_m2

Estos ejemplares requieren acumular un alto porcentaje de grasa como fuente de energía, ya que deben desplazarse a grandes distancias.

El contenido de grasa dependerá del tipo de pez, por ejemplo, la sardina alcanza según la temporada entre 8% y 10%. Esta grasa se almacena debajo de la piel y en la carne oscura del pescado y es rica en ácidos grasos.

Este tipo de carne es recomendada por los cardiólogos para prevenir enfermedades del corazón. Estudios científicos han demostrado que los ácidos grasos polisaturados (que contienen Omega 3) ayudan a reducir los niveles de triglicéridos y colesterol LDL o colesterol malo y aumentar los niveles de colesterol HDL o colesterol bueno.

el-salmon-la-importancia-del-pescado-azul-en-la-dieta-deportiva-atun

Las investigaciones en poblaciones que consumen grandes cantidades de grasa Omega 3 de pescado han mostrado siempre una baja incidencia en enfermedades cardiovasculares. Sus efectos sobre las distintas lipoproteínas no están todavía completamente definidos.

El efecto más contundente demostrado en los resultados de estos estudios científicos es la disminución de los niveles de triglicéridos. Sin embargo, los efectos de los ácidos grasos Omega 3 sobre los niveles de colesterol LDL (colesterol malo) y HDL (colesterol bueno) dependerán del tipo de paciente y de su perfil lipídico. Así, en pacientes con colesterol total elevado, los Omega 3 disminuyen el colesterol LDL, si a la vez se disminuye el consumo de grasas saturadas.

Los ácidos grasos Omega 3 también actúan inhibiendo la agregación plaquetaria. Esto supone un impedimento para la formación de placas en el interior de los vasos sanguíneos, lo cual es un importante factor protector frente a las enfermedades cardiovasculares.

También, se ha comprobado que este tipo de grasas reducen la presión arterial y la viscosidad sanguínea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s